Hasta 250,000 en Florida serían amparados por el perdón de Obama - El Nuevo Herald

By: Al Chardy

Quizás un cuarto de millón de inmigrantes indocumentados que viven en la Florida podrían beneficiarse de la medida migratoria que anunció el presidente Barack Obama la semana pasada.

Esto representa entre el 20 y 30 por ciento del número de indocumentados en el estado, que se estima entre 730,000 y casi 1 millón, según dijeron expertos de inmigración.

 

Entre los que podrían resultar aprobados está Jesús Barrera, trabajador mexicano de un vivero de Homestead, que fue detenido y casi deportado en enero pasado.

Barrera, de 44 años, había sido detenido el 17 de enero luego de que las autoridades migratorias descubrieran que había regresado a Estados Unidos ilegalmente tras haber sido expulsado previamente.

Barrera parece calificar para el indulto temporal porque tiene dos hijos nacidos en Estados Unidos y ha estado viviendo en el país por más de 5 años.

Una de las hojas de datos enviadas a el Nuevo Herald por el gobierno federal dice que los indocumentados que han sido deportados y han regresado podrían quedar excluidos – pero solo si han retornado después del 1ro de enero de este año.

“Fíjese, yo tengo dos hijos ciudadanos y he estado aquí 26 años, así que voy a aplicar”, dijo Barrera el sábado en una entrevista telefónica desde su casa.

Barrera señaló también que va a leer a profundidad los reglamentos de la oferta de Obama antes de hacer la solicitud, pero que inicialmente piensa que no tendrá problemas en recibir su indulto temporal. Barrera fue deportado principios de la década de 1980 y regresó a Estados Unidos en 1988. Desde entonces ha permanecido aquí, un total de 26 años, dijo.

Su caso fue publicitado por Nora Sándigo, líder del grupo Fraternidad Americana en Miami-Dade.

Aunque Sándigo, como muchos activistas, deseaba una acción ejecutiva más amplia, dijo el sábado que se sentía feliz.

“Es un buen paso en la dirección correcta”, dijo Sándigo. “Nos da mas esperanza de que el Congreso vaya a actuar”.

Mientras miles han ovacionado el anuncio del presidente Barack Obama de que cerca de 5 millones de inmigrantes indocumentados podrían solicitar indultos temporales contra la deportación, el decreto presidencial excluye a la mayoría de los más de 11 millones de extranjeros en el país que no tienen papeles.

Esto significa que las detenciones y deportaciones de algunos de los 6.7 millones excluidos continuarán con regularidad y, por ende, el problema no se ha solucionado del todo. Pero la acción ejecutiva de Obama, que cubre a unos 4.7 millones de indocumentados, dejo eufóricos a muchos porque millones de familias no serán separadas por la deportación.

Aún así, algunos activistas indicaron que la medida no es suficiente.

“Es un paso crítico hacia adelante, pero nos lleva sólo a la primera base”, dijo Cheryl Little, directora ejecutiva del grupo de Miami Americanos Pro-Justicia Inmigrante. “Son demasiados los inmigrantes que han vivido aquí durante años, que han trabajado duro, que han pagado impuestos y que no tienen antecedentes penales que quedaron fuera de la medida”.

Ira Kurzban, un abogado de inmigración en Miami, dijo que aún los indocumentados excluidos se beneficiarán porque el gobierno federal también proyecta modificar las reglas de deportación, instando a funcionarios migratorios a considerar a millones de inmigrantes sin papeles como de baja prioridad para la expulsión – a menos de que sean delincuentes peligrosos, terroristas o amenazas para la seguridad nacional.

Cuántos de los 4.7 millones de indocumentados podrán quedar protegidos contra la deportación en Florida es algo que no se sabe a ciencia cierta debido a que no existen cifras precisas sobre la población “no autorizada” en el estado, como las autoridades migratorias califican a los sin papeles.

Pero abogados y activistas de inmigración piensan que entre 20 y 30 por ciento del casi 1 millón de indocumentados en el estado podría recibir el indulto temporal.

Florida esta en tercer lugar en el país en el número de indocumentados después de California y Texas. Las cifras oficiales de la oficina de estadísticas de inmigración del Departamento de Seguridad Interna (DHS) muestran que en Florida hay al menos 730,000 indocumentados, aunque informes independientes contienen estimaciones más altas.

María Rodríguez, directora ejecutiva del grupo Florida Immigrant Coalition, dijo recientemente que hay 1 millón de indocumentados en la Florida. La organización de investigación academica Pew Research Center ha dicho que la población “no autorizada” de la Florida es de 925,000.

¿Cuántos de ellos podrán calificar para el indulto temporal?

Cualquier estimado es bueno, porque nadie sabe el número preciso de los indocumentados que llenan los requisitos anunciados por la Casa Blanca.

Para poder aspirar a que una solicitud sea aprobada para el indulto por tres años, el indocumentado debe haber vivido en el país por 5 años o más y tener un hijo o hija que sea ciudadano o residente permanente. Luego de someterse a una verificación de antecedentes, pagar impuestos atrasados y cuotas de procesamiento, el solicitante podría ser aprobado para el indulto que también le otorgaría un permiso de trabajo. La nueva política migratoria entrará en vigor en mayo cuando se espera que el gobierno federal empiece a aceptar solicitudes.

No hay cifra oficial de cuántos indocumentados en la Florida obtendrían el indulto. Pero un estimado de entre 23 y 30 por ciento fue publicado la semana pasada en el periódico The Wall Street Journal. Esto significa que entre 212,000 y 277,000 indocumentados en la Florida podría.

 

MAIN OFFICE
3000 Biscayne Blvd, Suite 400
Miami, FL 33137
T 305-573-1106
F 305-576-6273
E-Mail: info@aijustice.org

WASHINGTON D.C. OFFICE
10 G Street NE.
Suite 710
Washington, DC 20002
T 202-248-5080

About Us:

AI Justice is an award-winning non-profit law and advocacy firm that protects and promotes the basic human rights of immigrants. In Florida and on a national level, we champion the rights of unaccompanied immigrant children; advocate for survivors of trafficking and domestic violence; serve as a watchdog on immigration detention practices and policies; and speak for immigrant groups who have particular and compelling claims to justice.